Televisores 4K… ¿o HDR?

¡Hola a todos y feliz viernes! Ya estamos de vuelta después de unas merecidas vacaciones… ¡y por eso queremos compartir con vosotros las últimas novedades tecnológicas, para que volvamos a ponernos al día!

Hoy queremos hablaros del HDR en los televisores, una tecnología que lleva implantada algún tiempo en el mercado pero que, como las grandes innovaciones, tarda su tiempo en llegar a ser una prioridad para los consumidores… ¡aunque eso va a cambiar!

HDR-vs-SDR

Posiblemente te suene el término HDR, ya que lo habrás escuchado si estás interesado en fotografía o en telefonía móvil, porque es el mismo nombre que recibe la tecnología de la cámara de los smartphone de alta gama… Entonces, tal vez te sorprenda saber que el HDR en televisiones, no tiene absolutamente nada que ver.

Nos explicamos: el término HDR es el acrónimo en inglés de “alto rango dinámico”. ¿Y esto qué significa? Pues que están diseñados para ofrecer imágenes más realistas y tonalidades mucho más precisas, gracias a que poseen muchos más colores que los televisores convencionales. Para que nos entendamos: una TV con calidad 1080p o 4K ofrece alrededor de 10 tonos diferentes entre el blanco y el negro; el HDR soporta aproximadamente los 1.000 tonos.

Mientras que los fabricantes se han preocupado estos últimos años por aumentar el número de píxeles por pulgada o la tasa de refresco de la pantalla, la tecnología HDR ha optado por mejorar dichos píxeles, lo que ofrece una solución mucho más efectiva y avanzada.

hdr_example_1_w_755

Pero como todo boom, la tecnología HDR no está sola y ya tiene competencia: se trata de Dolby Vision. Mientras que HDR (cuyo nombre es comercial, ya que se fabrica bajo el término HDR10) es un estándar abierto a la industria, Dolby Vision hace que todos aquellos fabricantes que se quieran beneficiar de él tengan que pagar una licencia para instalar su chip, que repercute en el precio final del producto, haciendo su coste más elevado. Pero los euros que pagaremos de más tienen su recompensa: soporta una gama más amplia de luminancia del color (hasta 10.000 nits, frente a los 1.000 de HDR10) y una profundidad de color de 12bits, cuando HDR10 pone su límite en 10bits. En un vistazo general, esto se traduce en que Dolby Vision es capaz de mostrar 68.000 millones de colores, frente a los poco más de mil millones de HDR10 y los 16 millones de colores de un televisor convencional.

Dependiendo del fabricante, los estándares soportados serán diferentes: podemos encontrar televisores compatibles con ambos, pero también los que solo soportan uno u otro, y la elección del producto final ya dependerá de nuestras preferencias y el contenido que vayamos a consumir… Aunque es importante tener en cuenta que Dolby siempre ha contado con un gran apoyo por parte de la industria de Hollywood, por lo que no sería de extrañar que en un futuro (no demasiado lejano) saliese algún tipo de contenido exclusivamente para Dolby Vision.

781403996520989610

Para los que todavía anden un poco perdidos entre tanto nombre y tanta cifra, tenemos que aclarar que esta tecnología no transforma los contenidos que ya tengas en otros de mayor calidad, sino que soporta la reproducción y visualización de otros creados específicamente para ellos: actualmente, gracias a los videoclubs-virtuales con plataformas como Netflix, Amazon o Vudu hay una gran cantidad de títulos (que estamos seguros, aumentará enormemente de aquí a unos meses) disponibles en HDR, como Marvel’s Jessica Jones, Bloodline, Chappie, Amazing Spider-Man 2, Smurfs 2

netflix_logo_digitalvideo

Por lo que, en conclusión, si tienes un televisor comprado recientemente, no es necesario que te actualices de inmediato a esta nueva tecnología… Pero si tu intención es adquirir uno de aquí a poco tiempo, el HDR o Dolby Vision deberían convertirse en una de tus prioridades a la hora de decantarte por un modelo u otro, sobretodo si te gusta el buen cine. ¡Y desde OSESA siempre estaremos encantados de asesorarte y servirte el material que necesites!