La importancia de las empresas audiovisuales

¡Hola a todos!

 Hoy queremos tratar un tema delicado con vosotros que llevamos teniendo presente desde el inicio de la crisis… Todos y cada uno de nosotros nos hemos visto obligados a adaptarnos a los nuevos tiempos, para poder sacar adelante nuestro negocio.

Los problemas llegan cuando otras empresas de un sector diferente realizan trabajos para los cuales no están cualificadas como profesionales en instalaciones audiovisuales, haciendo que el resultado final diste mucho de lo esperado.

 ¿Y cuáles son las consecuencias? En primera lugar, la devaluación de las instalaciones en general, tanto a nivel estético como funcional: montajes sin remates, incómodos, con el cableado a la vista, sin canalizaciones… Pero……………..

autopan-pared-cables-luz-maal-23

¿Dónde comienza realmente el problema? Este radica directamente que al plantear la elección del presupuesto se elige siempre la opción más barata… Y, como bien dice el refrán, lo barato termina saliendo caro.

No decimos que por el hecho de plantear unos precios competitivos el servicio ofertado vaya a ser malo, pero……………

Esta diferencia sí que se nota cuando se contrata a una empresa informática para un trabajo audiovisual.

El error es meter en el mismo “saco” la informática y el mundo audiovisual, son complementarios pero no iguales. El informático “especialista” en software, y no en hardware hoy por hoy representa una figura muy importante casi imprescindible en más de un centro escolar, es el “manitas del centro”, dando pie al recurso de “salir del paso”, perdiendo el valor de una buena instalación.

 Si tuviésemos que poner ejemplos prácticos sobre los problemas a los que nos enfrentamos, podríamos mencionar la colocación de proyectores situados a distancias erróneas, que provocan imágenes fuera de cuadro, desenfocadas y cables con empalmes muy poco funcionales, que generan grandes problemas, con incidencias producidas por instalaciones realizadas por personal no cualificado.

programador-informatico

Así se ensalza a esta nueva figura “comodín”, que desde los centros se piensa que va a ofrecer el mismo buen servicio, reemplazando la profesionalidad y buen hacer de las empresas audiovisuales. Al final, el “gran ahorro” inicial deriva en importantes fallos en los centros, que más adelante no podrán ser solventados por la falta de mantenimiento y soporte que sí oferta una empresa cualificada para realizar este tipo de funciones.

 No queremos menospreciar la gran labor que, sin duda alguna, realiza el informático en su campo… Pero si realmente queremos solventar estos fallos que encontramos día a día en nuestro trabajo habitual, es muy necesario que los centros se involucren para poder progresar en calidad.

Comparte en tus redesTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on Facebook