“Hemos logrado que si el alumno está enfermo, quiera venir al colegio porque disfruta”

The stairs of succes”. En el hall de entrada del colegio, unas pocas palabras impresas en las escaleras de acceso a las aulas describen a la perfección el espíritu de este centro. “I won’t do it. I can’t do it. I want to do it. How do I do it?…”. El último peldaño no deja lugar a dudas: “Yes, I can do it with Arenales“. Afán de superación, bilingüismo y sobre todo, innovación. Éste es el cócktail del éxito del colegio Arenales en Carabanchel (Madrid) y más adelante entenderás por qué. Son las diez de la mañana. Nos acercamos a Secretaría/Office (todos los carteles del centro están traducidos al inglés) para preguntar por el director. “Luis os espera en su despacho”.

colegio Arenales
Alumnos del colegio Arenales en el recreo.

Antes de subir, conocemos a Carmen, madre de una niña de 5 años. Para ella, que su hija estudie aquí “es un sueño“. “Estoy encantadísima. Con los profesores, con las instalaciones, con todo. El colegio está nuevo. No nos lo podíamos permitir y tenemos una beca”, nos explica. El centro tiene solo tres años y el año que viene estrenan Bachillerato. “Los padres están muy integrados en el centro“, continúa Carmen, “asi todos vamos en la misma dirección“.  El Arenales cuenta con una escuela de padres para brindarles toda la ayuda necesaria para que mejoren su propia formación y para

Escuela padres
Padres en uno de las sesiones de orientación con los profesores

orientarles como primeros educadores de sus hijos. “Les cuento qué problemas tengo con mi hija y me ayudan mucho“. Aquí la cercanía y familiaridad en el trato salta a la vista entre el profesorado. José Luis Marrero, el director de Secundaria, lo tiene claro: “Si los padres y el colegio estamos muy unidos, los chicos y las chicas salen hacia adelante en el 100% de los casos. Si las familias no estuvieran tan metidas en el colegio y no hubiera un contacto directo, inmediato y muy eficaz, no tendríamos los resultados que estamos teniendo”. Se refiere a los buenísimos resultados en Matemáticas y Lengua que han tenido en las pruebas CDI (Pruebas de Conocimiento y Destrezas Indispensables). José Luis saca pecho, pero con humildad cuando le preguntamos qué les hace ser diferentes. “No querer serlo. Somos normales. Todos los compañeros que se dedican a la educación son como nosotros.

arenales
Niños de Educación Infantil disfrazados. Las clases del colegio Arenales están todas equipadas con pizarra y proyectores.

Lo que aquí ha ocurrido es que se ha creado un clima de colaboración muy bueno entre nosotros. Cuando tú estás a gusto trabajando en un sitio, te proyectas más, te multiplicas, implementas novedades con los demás”. Un espíritu que también se ha contagiado entre los alumnos. El nivel de satisfacción que los alumnos muestran en las encuestas que les pasan es muy alto. El director del colegio Arenales, Luis González Conde, nos revela la prueba que lo demuestra. “Hemos logrado que si el alumno está enfermo, quiera venir al colegio porque disfruta“. Disfrutar aprendiendo, ésa es la clave.

LA GAMIFICACIÓN

Policía
Alumnos de Primaria en una excursión en metro a una exhibición de la Policía.

Y es que en el colegio Arenales, el juego es una herramienta clave para el aprendizaje. “En definitiva es lo mismo, van adquiriendo puntos, van pasando niveles, es lo que antes llamábamos exámenes y notas“. Y la imaginación no tiene límites…Cualquier actividad que realizan la convierten en una nueva forma de aprendizaje. Esta semana por ejemplo van a ir a una exhibición de la policía en un distrito de Madrid, en Las

Ventas. “No consiste en que cogen un

policia
Exhibición de la Policía para los alumnos en Las Ventas.

autobús en la puerta del colegio, están atentos y luego vuelven, sino que lo hemos convertido en que aprendan cómo se saca y se compra el billete de metro, cómo se elige el recorrido más rápido para llegar a Las Ventas…, estamos enseñándoles lo que después se van a encontrar en la vida real”.

NUEVAS TECNOLOGÍAS

Cada clase, es un viaje al futuro, porque también son pioneros en algo: “Es el único colegio que hemos encontrado en España donde los alumnos en toda la Primaria no tienen libro y tienen su propio Ipad”, nos cuenta, orgulloso Luis, el director. El Ipad como herramienta de trabajo en el aula y no de juego. “Tenemos mas de veintiséis aplicaciones y lo utilizamos para aprender los contenidos, hacer proyectos, copiar una teoría del resumen, para casi todo…Es mejor aprender a usarlo desde pequeño que luego ponerte de mayor“, dice María, de 6º de Primaria. En la clase de esta estudiante, Menchu, la profesora, está dando Lengua. Hoy toca uno de esos libros que nunca muere, a pesar de que Antoine de

El principito
Fragmento de “El Principito”, libro escrito por Saint-Exupéry.

Saint-Exupéry lo escribió en 1943: “El Principito” . En cada Ipad, los alumnos responden a las preguntas de una prueba de comprensión. Es lo que tiene la tecnología: una obra del siglo pasado encerrada dentro de una pantalla táctil.  Pero el mensaje sigue siendo el mismo: “Solo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos“, le dijo el zorro al Principito antes de despedirse. Aquí, todo se hace con sentimiento y mucha pasión. Empezando por Menchu. Es joven pero ya se ha convertido en una de esas maestras que dejan huella. Infunde respeto pero a la vez, cercanía, un equilibrio muy difícil de conseguir. Cree a ciegas en su método. “En 6º de primaria el niño es

Ipad
Alumno del colegio Arenales manejando un Ipad. Todos los estudiantes, desde Primaria, trabajan en clase con el suyo.

básicamente autónomo. El profe es un guía, un facilitador del trabajo. Siempre pongo el ejemplo del GPS. Ellos saben de dónde parten y adónde tienen que llegar, pero a veces se salen de la ruta y el profe es la señal que redirecciona cuando el alumno se va del itinerario. Pero da igual que de aquí a Plaza de España, unos vayan por la M-30 y otros cojan otro camino, da igual. Lo importante es que lleguen a Plaza de España. Esto me gusta porque nunca les coartas la creatividad”.  Y es que los que somos de otra generación, toda la vida hemos estado acostumbrados a que nos dijeran lo que teníamos que saber. El profe era el transmisor de conocimientos y el alumno se tenia que aprender la lección sin ni siquiera, a veces, poder dar su punto de vista. Aquí, eso no existe. “En todas las clases hay una mesa redonda en el centro para que se vea

ipads
Trabajar en equipo en el colegio Arenales es muy habitual en las aulas.

que el profe no tiene aquí su cátedra. El protagonista es el alumno”. El responsable del centro, Luis, habla en este sentido de un concepto nuevo: “flipped-classroom” o clase invertida. “La clase tradicional donde el profesor suelta su lección magistral ha cambiado. Hay cosas que puede aprender el alumno en casa a través de un vídeo, de un artículo, de un libro, y el momento de la clase, es el momento donde puede preguntar las dudas, resolver ejercicios, ayudarse unos compañeros a otros, trabajar en equipo…”, argumenta Luis.

TRABAJAR EN EQUIPO

Todas las clases están igual equipadas y todas trabajan en equipo. Cada miembro, tiene un rol. Uno es el portavoz, otro el secretario y otro es el coordinador. La responsabilidad y la libertad está en manos de los tres alumnos, que tienen que velar por que cada uno cumpla sus funciones: que se respete el turno de palabra, que trabajen en silencio, que los materiales que usan sean los apropiados para esa actividad…Primero resuelven dudas entre ellos y luego preguntan al profesor. Mientras Menchu nos lo explica, el ruido en clase empieza a subir de volumen. De

aprender
Los alumnos del colegio Arenales aprenden divirtiéndose.

repente, Menchu sube los brazos. Poco a poco, todos los alumnos la imitan. “Me están grabando y si vosotros no estáis en silencio, no se escucha“. Después, se dirige a nosotros: “es lo que llamamos la señal de ruido 0. Yo nunca levanto la voz”. Diez minutos después, arranca otra actividad: toca exponer delante de todos los compañeros. El primer grupo se conecta a la red Wifi e inmediatamente su trabajo se proyecta en la pizarra. “Lo que es interactivo y táctil es el Ipad. Lo que siempre usamos es el proyector. Me puedo conectar yo a la vez que están ellos conectadas. Podíamos tener conectados, 2, 3, 4 Ipads…no hay limites.Todas las clases tienen los proyectores y el mismo tipo de pizarras, para que estemos donde estemos, podamos proyectarnos”. La mayoría de esos proyectores y pizarras las hemos instalado nosotros, OSESA. Una solución útil puesto que todos los alumnos tienen Ipad y éstos se convierten en su mini pizarra digital.

DESPERTAR INQUIETUDES

¿A quién no le gusta viajar? Estudiar Geometría recorriendo el mundo, es posible. Son los trabajos que exponen hoy. Lo propuso uno de los equipos de la clase de Menchu. ¿El resultado? Proyectos de países como Nueva Zelanda donde la Universidad de Wellington fue la escogida por un grupo de alumnos para estudiar sus ángulos. Es más, han hecho las maquetas de los monumentos elegidos y las más vistosas están expuestas en los pasillos del colegio, que parecen pequeños museos. Son sus primeras obras de arte y darles visibilidad les motiva y despierta sus inquietudes. A este respecto, José Luis, el responsable de Secundaria  cree que“intentamos que si

vale la pena no se quede sólo en la clase. Los alumnos se llenan de orgullo. Les motiva para el siguiente y sus propios compañeros dicen: mira dónde está el nivel. Creas un atmosfera de vamos a hacer bien las cosas”.  Volvemos a la clase de Menchu. Suena una música que engancha y en la pantalla la maestra proyecta una aplicación de matemáticas con su Ipad. Es un juego de cálculo mental. Hay que adivinar cuál de las cuatro opciones de multiplicaciones dan el resultado que aparece. ¡Zas! Cambio de nuevo. Ahora toca interiorizar capitales del mundo. A veces, fallan, pero un mismo contenido lo aprenden de diferentes formas:luego por ejemplo les pongo el mapa del mundo y tienen que saber dónde están. Se aprende de diferentes formas y no se aburren. Todo vale, menos darle las fichas de los ríos y venga, a memorizar! Eso no lo hacemos aquí”.

BILINGÜISMO

15 horas semanales dan aproximadamente en inglés los alumnos del colegio Arenales. Desde Infantil hasta la ESO (el curso que viene, cuando arranque Bachillerato, también). “Exigimos que el 100% de los profesores de Educación Infantil tengan el B2 y en Primaria y Secundaria, el C1, cuando esto no es una exigencia de la Comunidad de Madrid. Además, fuera de clase, en el pasillo, en el comedor o en el recreo a los alumnos sólo se les habla en inglés. Los profesores de Inglés, por supuesto que solo hablan en inglés en sus clases”, se enorgullece Luis, el director.

José Luis, el director de Secundaria nos abre la puerta de 1º de la ESO.No te tiene que sorprender que cuando entramos en clase, se pongan todos de pie. Es una pequeña norma de respeto que intentamos inculcar a los alumnos para que respeten a sus mayores. Can I go in please? – pregunta José Luis-. Of course- responde David, el profesor de Inglés. “What things can you buy in a department store, Isabella? Isabella se acerca a la pizarra y titubea. “We are learning and learning means mistakes, don’t worry“, le anima David, el profesor. Valores, respeto, cariño y…solidaridad. Porque para el colegio Arenales ayudar es sinónimo de existir. Recogen alimentos en Navidad, para la parroquia del barrio, tienen un mercado solidario, un uniforme solidario, están volcados con un hospital y una escuela en El Congo…”Uno de los pilares del colegio es el ideario cristiano que tenemos. Como decía el apostol Santiago es importante que la fe sea con obras, sino sería una fe vacía, apostilla José Luis, que también es profesor de Religión en el colegio. De lo que más corazones encoge son las visitas de los estudiantes a una residencia de mayores en Navidad y

solidaridad
Ayudar a los demás está en el día a día del colegio Arenales, que está volcado con la solidaridad

los cuadernillos con “La historia del abuelo”. “En esas conversaciones con ellos les van preguntando sobre su historia, sobre su vida, y sin que los ancianos lo sepan, los alumnos van escribiendo un libro sobre ellos, que les regalan al final de una serie de encuentros. Muchos esperan ansiosos la vuelta de los niños al año siguiente. Es muy emocionante“, recuerda el director, Luis. Tienen motivos para sentirse orgullosos. Este año, en el mes de abril, consiguieron reunir a más de 450 profesores en el Congreso Internacional de Innovación en la Educación. Expertos mundiales, ideas revolucionarias. Fue un éxito. Hoy, siguen caminando en esa dirección. Innovar, innovar e innovar.  “El alumno de hoy no es igual que el de hace unos años. Hay que prepararles para el futuro que se van a encontrar y el futuro y la sociedad son muy cambiantes. Los profesores tienen que tener libertad para innovar y elegir qué es lo mejor para sus alumnos, con un objetivo: que los niños disfruten aprendiendo”.

 

 

 

 

 

 

 

Soles, estrellas y lunas

Yo se que alguno de vosotros ha ido al médico hoy…” – pregunta Natalia-. “¡Siiiiiiiiii!”- contestan la mayoría de los niños que hay en el aula, salvo uno, que asiente con la cabeza-. “Y , ¿qué os han dicho? ¿Que estáis todos malíiiiisimoooooos? ” -añade la coordinadora TIC (Tecnología de la Información y la Comunicación) y profesora de Primaria. “¡Noooooooooo!“- ríen los alumnos. Pegado a ella está Juanma. No puede perderse ni una coma de la conversación. Agita sus brazos y manos velozmente cada vez que alguien interviene en clase. Tiene una complicidad mágica con un niño que está sentado en primera fila. “Está signando”, me explica Natalia. “Desde los 0 añitos todos tienen lenguaje de signos“.

TIC
Natalia Casco es Coordinadora TIC y Profesora de Primaria del Colegio Gaudem

Bienvenidos al colegio Gaudem, en el distrito madrileño de Barajas. Un colegio colorido, alegre, familiar que apuesta por la integración de niños sordos (hay entre tres y cinco por clase de la línea A. Es decir que cada curso tiene A, B y C y sólo en la línea A hay alumnos sordos y dos profes), por el bilingüismo en inglés y por las nuevas tecnologías. Un colegio, en definitiva, especial, de esos que te enganchan tras recorrerlo durante un rato. Lo visitamos de la mano de Natalia. Conoció a OSESA en SIMO, el Salón de Tecnología para la Enseñanza que cada año se celebra en Ifema. Querían cambiar los videoproyectores y bajar las pizarras digitales que ya tenían en las aulas porque “a los de 3 años les tenía que subir a una silla para que llegaran arriba” . Natalia nos recuerda que era un latazo: “aparte de correr el riesgo de que los niños se cayeran, siempre dependían de la maestra para interactuar con la PDi“. Otro motivo para renovar el material fue el “cañón” o videoproyector, que al estar lejos, daba mucha sombra. Dicho y hecho. Hace unos meses, OSESA le recomendó los videoproyectores de ultracorta distancia y los soportes motorizados para adaptarlos rápidamente a la altura de los niños. “Hicimos números y lo hemos conseguido ahora “.

pizarra digital
Niños de tres años usando la pizarra interactiva con proyector de ultracorta distancia y soporte motorizado.

Lo comprobamos con nuestros propios ojos. Con sólo tres años, los chiquitines se manejan con la pizarra como si hubieran nacido con ella debajo del brazo. Tambien con las tablets. “Apostamos por ello y lo incluimos desde que son pequeñitos para que reconozcan que las nuevas tecnologías se encuentran en el aprendizaje y…son autónomos “. ¿El objetivo? Que usen la tecnología de forma autosuficiente, que trabajen contenidos de todo tipo, sobre todo, logico-matemáticos, mientras desarrollan la creatividad, ejercitan la memoria y se divierten.

Ipad
Alumnos de Educación Infantil manejando una tablet

Seguimos en Educación Infantil con los “soles, estrellas y lunas”, que es como están divididos. En clase, los peques se organizan por “rincones”. A la izquierda, un grupo trabaja la destreza en el “rincón de plástica”. En el medio, cinco niños tratan de resolver un puzzle en equipo; enfrente otros cuatro juegan con la pizarra digital y se corrigen entre ellos; a la derecha otros cuantos perfeccionan la escritura y al fondo, varios disfraces esperan colgados de un perchero para trabajar la “simbología”. Es la hora de comer y bajamos al comedor. Una empresa externa con cuidadoras especializadas sirve y vigila a los niños. Huele que alimenta. Visitamos el patio. Es enorme. Algunos niños ya están en la hora de recreo y corren para defogarse por todas las canchas. Otros, están en actividades extraescolares. ¡El colegio Gaudem tiene hasta piscina cubierta! Las instalaciones, la decoración del centro y las aulas nos atrapan. Natalia y el resto de profes, más. En OSESA también hay papás y mamás y la educación nos toca por partida doble. Son ya más de 30 años visitando colegios…

Y eso que el Gaudem lleva menos que nosotros. Es un centro nuevo, los profesores que lo crearon cumplieron su sueño hace tan sólo 8 años. Durante 23 años fueron un colegio diminuto ubicado en un chalet, sólo destinado a niños sordos, pero “la integración en la sociedad no es me aislo en un chalet“, nos asegura, orgullosa, Natalia. Éste es su séptimo curso pero pisan con fuerza. Le preguntamos a Natalia qué beneficios tiene para un niño oyente estar integrado con niños sordos y nos contesta sin dudarlo: “es respeto, es tolerancia, es conocer que no todos aprendemos de la misma forma“. Educación en valores, nuevas tecnologías, bilingüismo en inglés y, aunque suene antiguo, saber estar. Antes de irnos nos llama la atención un niño de aproximadamente doce años, que, sin conocernos de nada, corre a sujetarnos la puerta para que pasemos. Da gusto la cantidad de veces que hemos oído por los pasillos “gracias” o “por favor” y a la vez, asusta que esto nos sorprenda. Qué triste que los modales cada vez escaseen más…pero esto da para otro post. Enhorabuena Gaudem por estar lleno de soles, estrellas y lunas.