Viaje al muelle de la energía

Hoy atracamos en el muelle de la energía de Barcelona. Antiguamente lo llamaban muelle de inflamables. Se encuentra en el puerto de la ciudad condal. Vamos a la planta de regasificación más antigua de España. Se levantó en 1969. Impone.

Planta de Barcelona

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En sus comienzos tenía dos tanques con capacidad para 80.000 metros cúbicos de un gas natural “pesado” que procedía de Libia. Este tipo de GNL requiere de un tratamiento previo a su utilización que consiste en el fraccionamiento y separación de los componentes más pesados y así se hacía, como explican en la web de Enagás. Hoy la planta tiene hasta una conexión submarina con Sant Adriá del Besós. Para los que no entendemos de metros cúbicos o de bares, impresiona igualmente. Aquí atracan  buques metaneros, que transportan el gas a 160 ºC bajo cero en

Plantas de Regasificación

estado líquido y lo descargan en las plantas de regasificación. Utilizan unos vaporizadores con agua de mar que aumentan la temperatura del gas natural licuado (GNL) y, de este modo, se transforma a estado gaseoso. Luego, el gas natural se inyecta en los gasoductos para ser transportado por toda la Península. Este, explicado de forma muy simple, sería el proceso.

En un futuro, la intención de Enagás es aumentar el número de descargas de buques metaneros de gran tamaño procedentes fundamentalmente de Trinidad-Tobago, Nigeria y Golfo Pérsico para cubrir el aumento de la demanda.

Por esta razón, la empresa gasística está ampliando las plantas de regasificación, con el objetivo de reforzar la estructura de aprovisionamiento de la Península. El cometido de OSESA en este viaje es aprovisionar la planta de Barcelona de nuevos equipos audiovisuales. Llegamos a las ocho y media de la tarde, descargamos y directos al hotel. Nos esperan dos días y medio completos de trabajo. Y como siempre, hay que ser rápidos y eficaces. No hay lugar para el error. Como siempre, hemos chequeado y preconfigurado antes de salir de Madrid todo el

Enagás
OSESA llegando a la planta de regasificación de Enagás.

material para que no haya sustos. Recorremos todas las salas donde vamos a instalar el pedido de la mano de Alfonso. Salas de formación, salas de reuniones, salón de actos, sala de crisis, despacho del director…Empezamos con un monitor de 55 pulgadas a techo. Seguimos con varios videoproyectores Sony con soportes a techo, pantallas, altavoces, micrófonos, amplificadores…todo con su correspondiente red de cableado.

Enagás
Instaladores de OSESA trabajando en una de las salas de la planta de Enagás.

¿Lo más especial y novedoso? Que todas las salas llevan incorporadas un sistema de presentación inalámbrico BARCO CSM-1. Esto incluye salidas de vídeo HDMI (vídeo y audio), VGA de 15 contactos, 8 conexiones simultáneas, 30 metros de alcance máximo…En definitiva un sistema capaz de mandar la señal de tu ordenador via wifi. Es muy cómodo y esta solución cada vez la solicitan más clientes para evitar cableado.

Enagás
Pantalla y proyector instalados en una sala de reuniones de la planta de Enagás.

Todo está listo. Lo hemos puesto en marcha, hemos hecho varias pruebas generales de todo, usando también nuestros teléfonos móviles. No falla nada. Toca explicárselo al cliente con un pequeño curso de formación. El funcionamiento es muy sencillo.

La verdad es que oxigena esto de viajar…aunque con niños en casa siempre es más complicado. Pero bueno, el trabajo es el trabajo y una vez desplazado hasta allí, si queda algo de tiempo libre, pues bienvenido sea. Barcelona, además, da mucho juego. Cenamos en la Barceloneta, visitamos una playita pegada a Castelldefels, hicimos una parada a la vuelta en Sitges…Aprovecho para recomendaros varios sitios que llevaba apuntados en una lista y que obviamente no tuve tiempo de visitar…Es muy fiable. Me comentaron que el barrio del Born tiene un sinfín de tiendas, bares y cafeterías muy chulas y una de las mejores pizzerias de la capital a 1,50 euros la porción,

BARCELONA
Los técnicos de OSESA durante un momento de descanso.

además de la playa a un tiro de piedra. Si pasas por Gràcia, vete al Sol Soler, todo está buenísimo, o cómete una de las tapas creativas típicas del Samsara. Si quieres algo más sofisticado, coge el teleférico para ir hasta Montjuic y aterriza en el bar de tapas de Adrià. No te decepcionará. Si lo que buscas es un buen menú del día, prueba el bacalao o los arroces del Glub, en Sant Joan Despí, tómate un café en Caelum y acaba con una cerveza nocturna en Sor Rita. ¿Amante de las hamburguesas? El Bacoa o el Oval es tu lugar. ¡Ah! Y por supuesto, el Mercado de la Boqueria nunca falla. Eso, en cuanto a la gastronomía. La oferta cultural en Barcelona es inigualable. Yo tengo esta ruta pendiente. Amigos de confianza me han dicho que no me la puedo perder. Tendrá que ser en vacaciones y reservaré un huequito al muelle de la energía para ver buques atracando.